La organización internacional destaca el papel de esta música en numerosas luchas contra la injusticia y en favor de la humanidad.

La Unesco, que identifica y protege los tesoros físicos de la humanidad bajo su “Patrimonio Mundial” también conserva el llamado patrimonio cultural “intangible”. Esto incluye las tradiciones orales, las artes escénicas, las prácticas sociales, la artesanía y las artes, incluida, por supuesto, la música.

Hoy jueves 29 de noviembre,  la música jamaicana se inscribe en la lista del Patrimonio Cultural “Inmaterial” de la Humanidad. La UNESCO destaca la contribución de esta música a la conciencia internacional “en los temas de injusticia, resistencia, amor y humanidad”, gracias a artistas como Bob Marley. El Reggae se une a una lista de unas 400 tradiciones culturales que van desde la pizza napolitana hasta Zaouli, la música y la danza de las comunidades Gouro de Côte d’Ivoire.

El reggae como estilo musical surgió a finales de la década de 1960. Nacido de la música ska y rocksteady, también incorporando influencias de la música jazz y blues de América.

Esta música se hizo popular rápidamente en los Estados Unidos y el Reino Unido, importada por muchos inmigrantes jamaicanos después de la Segunda Guerra Mundial. Se ha afirmado a menudo como la música de los oprimidos, que aborda cuestiones sociales y políticas, la prisión y la desigualdad. La música reggae es inseparable del rastafarismo, un movimiento místico que santifica al emperador etíope Haile Selassie y promueve el uso de la marihuana.

En 1968, la canción de Toots and the Maytals, Do The Reggay, fue la primera en usar el nombre de reggae. Internacionalmente, este género musical sigue influyendo continuamente las producciones actuales. “Bam Bam”, el hit de Sister Nancy (1982), tiene el récord de la canción de reggae más sampleada de la historia.

 

 

Para leer más reseñas mira nuestra sección “Records” y síguenos en Facebook e Instagram.