Nuestro cienciólogo con tendencias menonitas regresó este fin de semana con un nuevo material, como es de esperarse, Colors no sólo es diferente a todos los materiales de Beck, sino también, viene a reivindicar la cultura del vinilo.

Como la mayoría de la gente, conocí a Beck con el famoso Odelay, pero no fue con Midnite Vultures de 1999 que realmente empecé a clavarme en su música, a darme cuenta que cada uno de sus álbumes son muy diferentes el uno del otro, pero que siempre tienen este toque nostálgico y aún moderno, es por eso que este nuevo álbum me genera un poco de conflicto.

Colors tiene la clara intención de ser un disco para las masas, completamente pop, pero perfectamente ejecutado. Beck pasó por varios eventos en su vida para lograrlo, desde recuperarse de una fuerte lesión en la columna vertebral, hasta ser el opening act de U2; él declara que todos estos sucesos influenciaron la concepción de Colors, además de contar con la producción del hit maker Greg Kurstin.

La paradoja reside en que Colors fue escrito a la par del muy nostálgico y aclamado Morning Phase. Ambos tienen objetivos muy diferentes, mientras que el álbum del 2014 es para un público de nicho; Colors tiene el target en los live shows, en el público mal acostumbrado al streaming y, en mi humilde opinión, apegarse a la era Mark Ronson.

En Colors cada tema, según palabras del mismo Beck, “es tratado como un álbum, porque al público ya no se le puede pedir mucha atención”. Sin embargo, después de escucharlo tres o cuatro veces no entrega esa sensación, genera lo que siempre un disco pop bien escrito y producido genera.

Con ganas de entrar a terrenos donde Beck no entraba y con influencias que van desde The Clash a Steely Dan, Colors tiene temas que son bastante respetables. Empezando por el opening homónimo, una canción bailable que formidablemente da el tono al álbum. Fix It es una balada sencilla al estilo Beck con letra bonita y bien lograda. Y, por último, No Distraction cuyo mérito es ser la canción abiertamente hecha meramente para el mainstream, desde sus beats hasta la letra.

La nostalgia de los álbumes en la era del vinil

Irónicamente, Beck siente nostalgia por la cultura del álbum. Extraña la sensación de ir a una tienda de discos y dejarse atrapar por el arte de una portada, le genera cierta impotencia no poder heredarle ese sentimiento a sus hijos que están creciendo en la era del streaming.

Colors ha apostado a ser un disco de colección, que quiere ser comprado en vinil y Beck ha sido muy enfático en sus redes sociales al respecto.

Beck Colors

Versión Deluxe aquí

Versión Standard aquí

En conclusión, esta dicotomía que Colors ofrece no sé si logre ambos objetivos. Estoy segura que va a ser un álbum premiado y aclamado porque es un buen álbum, pero lo que no creo es que a los fans de Beck y de la nostalgia nos deje buen sabor de boca.

Aquí puedes escuchar la primera canción del álbum

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=8I1B4n_8Cto]
Para leer más reseñas mira nuestra sección “Reviews” y síguenos en Facebook e Instagram

 

Sara Pérez Rincón Rodriguez

Sara Pérez Rincón Rodriguez

Escritora, melómana desde la cuna. Siempre dispuesta a descubrir nuevos sonidos, pero categórica en mis gustos.