La banda togolesa Vaudou Game lanza su tercer album bajo el nombre Otodi.

Liderada por Peter Solo, la banda Vaudou Game  Destaca con su sonido afro-funk que marcó la historia de la música africana en los años 70. Su vibrante música se inspira de bandas tradicionales africanas de artistas togoleses y beninés como L’Orchestre Poly Rythmo De Cotonou o El Rego. 

Peter Solo, que se parece mucho a James Brown, proviene de Togo, en África occidental y tiene un ingrediente secreto: el poder del vudú. Solo actúa en una máscara ceremonial, invoca el gris-gris (amuletos de la suerte) para alejar a los demonios sónicos en el estudio e infunde sus conciertos con rituales extáticos.

El cantante togoles que vive en Lyon desde hace más de una década inspira su discurso en la tradición del Oeste africano “Vodun”, de la que también desciende la práctica vudú (al igual que el término “vaudou”) y la música ritual que aún hoy sigue utilizándose para la misma en diferentes etnias de la zona. Su objetivo era también traer otra imagen de la cultura vudú, el que creció en medio de las ceremonias. Lamenta hoy que los clichés den una visión distorsionada de estas creencias, de estos ritos dirigidos primero hacia la naturaleza y sus elementos.

El resultado es a la vez alegre, misterioso y un poco siniestro, desde el estruendo funk de Something is Wrong hasta el siniestro Tassi, que se complementa con cantos de un coro devocional de vudú femenino.

El tercer álbum de la banda Vaudou Game esta editado por el sello Hot Casa y lo puedes encontrar en Tropikon.  A primera vista, mirando las portadas de los discos y escuchando sus canciones , se podrían parecer reediciones antiguas con ese sonido cálido tan típico de esas grabaciones antiguas. Y por una buena razón: se grabaron a la antigua, con material analógico, instrumentos y amplificadores antiguos.

 

https://www.youtube.com/watch?v=oUx_K4h9Q-o

 

Historia del disco Otodi de Vaudou Game

El disco Otodi se grabó en un estudio construido en los años 70, que a la fecha estaba casi abandonado, el estudio situado en Lomé (capital de Togo) se había mantenido fiel a su forma original. Silencioso y deshabitado, pero esperando una cosa, y solo una cosa: que se encienda el fuego sagrado una vez más. El estudio se llama Otodi, y de ahí viene el nombre del álbum.

El estudio aún tenía capas de polvo por todos lados pero la consola aún vibraba, impaciente por encenderse y emitir un sonido tan único como el analógico. Ese sonido es lo que Peter Solo y su banda Vaudou Game fueron a buscar. Una presencia a la vez eléctrica y mística surgió a través de los amplificadores que nunca se habían enfriado, a pesar del profundo sueño al que se habían visto obligados. Al asumir los 3000 pies cuadrados del estudio, suficientes para albergar a una orquesta completa, Vaudou Game tenía el espacio necesario para conjurar a los espíritus del vudú, esos mismos espíritus que vigilan a los hombres y la naturaleza, y con quienes Peter conversa todos los días.

Peter Solo confió la sección rítmica a un dúo de bajo y batería togolés para que las frecuencias más auténticas se empapen completamente de este tercer álbum.

 

 

Para leer más reseñas mira nuestra sección “Records” y síguenos en Facebook e Instagram. 

Wally Torres

Wally Torres

Adicto a las vibraciones musicales. ¡Todo en el universo tiene ritmo!