DON ALIRIO
News Wax Hunter

WAXHUNTER: DON ALIRIO

Don Alirio es un gran personaje y coleccionista de vinilos barranquillero con residencia en Medellín, Colombia.

En esta ocasión tenemos en #WAXHUNTER la historia de un gran coleccionista de vinilos que vive en Medellín y que nos explica como comenzó su historia.  Además de darnos una gran cátedra de géneros e historia de música.  También te recomendamos de seguir Don Alirio en Facebook, siempre publica muy buenas recomendaciones de música tropical, africana, disco etc, etc.

 

1. ¿Cómo te convertiste en coleccionista de vinilos?

Bueno, crecí en el barrio ‘Las Palmas’ en Barranquilla (Colombia) en medio de bailes populares, verbenas, picós (sound systems), rodeado de coleccionistas. Mi padre y mi tio compraban vinilos constantemente. Desde muy chico tuve la fortuna y el placer de tener en mis manos piezas sonoras increíbles, álbumes africanos, antillanos, salsa, cumbia, gaita, rock, disco, funk, de todo. Eso debido a que Barranquilla es  uno de los puertos marítimos más importantes del país, y el más antigüo también.  En 1984 compré mi primer disco, hace 34 años: ‘Comedia’ de Héctor Lavoe. Lo escuché en un picó que quedaba al lado de mi casa llamado ‘El Implacable’, pertenecía al señor Andrés Pino, vecino y amigo de mi familia. Justo ahí me enamoré de ese Lp. Cada anécdota vivida en ese momento alrededor de la música motivaría ciento por ciento mis ganas de coleccionar.

 

 

2. ¿Que género de música te gusta más? ¿Algún sello favorito?

Es una pregunta que responderé de manera ambigüa por que no me gusta todo pero al mismo tiempo mucho. 

Desde niño los sonidos del continente negro me cautivaron. El soukous, la rumba congolesa, el highlife nigeriano y ghanés, la rítmica kenyana,  el beguine y el compas antillano, los sowetos sudafricanos, el folclor arabe… sin hacer a un lado la salsa y cada uno de sus derivados: boogaloos, montunos, guaguancós, descargas, guajiras o todas las maravillas creadas en el pentagrama de la costa atlántica colombiana: cumbias, porros, gaitas, mapalés, garabatos, puyas, paseos… en fin.

Capítulo aparte merece lo ocurrido en la Nueva York de los 70: no wave, post punk y otras revoluciones. Con respecto al sello favorito, no podría decir uno sino varios: Roger All Stars, ASL, Adios, Decca, African, Machuca, Tropical, Curro (En Colombia), Cotique, Fonseca, Alegre.

 

3. ¿Qué portada de disco de tu colección te gusta más? 

Tengo varias, pero ‘A la memoria del muerto’ de Fruko es de mis favoritas, sin ser, claro está, un disco entre mi top 20. Es una portada ruda y dura, mucho más para ese momento: 1972. Estoy seguro que incluso en esta época ningún artista colombiano sería capaz de hacerla. Ver al maestro sentado en un cementerio junto al gran Piper Pimienta con un radio portatil, una botella de alcohol y emulando inyectarse es de bravos arriesgados.

 

4. ¿Cuál es el álbum de tu colección que consideras es el más extraño?

Bueno, la verdad no creo tener en mi colección algo ‘extraño’, tal vez piezas difíciles de conseguir por su poca producción, sobre todo africanas, sin embargo entre esas cosas hay un disco de una banda creada en Basseterre, capital de San Cristobal y Nieves, dos islas de la región Caribe en América, fundada por franceses. Ellos son Toucan y, llamaron mi atención por un cover de ‘Pour some sugar on me’ de Def Leppard pero versión soca. Muy raro la verdad. Solo tienen 2 trabajos, este es el segundo. Ah, y fue producido por la BRINKS, la compañía de seguridad.

 

 

5. ¿En que lugar de tu casa ubicas tu colección y como lo tienes decorado? 

En la sala, no hay sala de hecho, solo discos. Entre 10mil y 11mil, algo así. Aunque la cantidad la verdad importa poco, prefiero calidad, que donde metas la mano saques una gema, un disco clave, pero bueno, eso es muy subjetivo, supongo que debe haber muchísima gente en el mundo a quienes lo que tengo les debe parecer una real mierda. No teno decoraciones de ninguna clase.

 

6. Si tu casa estuviera en llamas y tu pudieras salvar solo un disco, ¿Cual sería?

Otra pregunta difícil, quiero cada uno de mis discos, todos merecen ser salvados, sobre todo los africanos, pero vale, digamos que hay cosas que, a pesar de no ser fáciles de encontrar, siempre existe la posibilidad de hacerlo por que son producciones oficiales. En cambio hay otras que no, como ‘La Ciudad Podrida’, un recopilatorio de punk de Medellín, bastante apetecido por los coleccionistas del mundo, pero, no hablo del álbum como tal, hablo de la prensa original de donde salieron esas copias. Ese salvaría.

 

7. Si tuvieras una Tienda de discos, ¿Cuál sería el nombre? y ¿Que tipo de música tendrías?

Sin duda alguna la llamaría AFROBONGÓ RECORDS y vendería todo lo producido en África de norte a sur y de este a oeste.

 

 

8. ¿Cómo es el proceso de compra de tus vinilos?

Realmente no existe un proceso como tal, cada uno de mis discos tiene una historia, es lo bonito del asunto. Gran parte de mi colección ha sido conseguida en rincones donde nadie mira, en casa de personas a quienes ya no les interesa tenerlos, por supuesto compraba en Barranquilla en las tiendas de la época; Discolandia, Discolombia, Chamacos Discos, Full Music, La Diquería, Sonatina, Africa 2000 y algunos hacían parte de colecciones privadas de picoteros o caen en mis manos luego de algún intercambio. Debo confesarte que escojo mis destinos de viaje jamás pensando en lo fabuloso que es estar ahí viendo como caen los atardeceres o en lo espectacular de su paísaje, lo hago pensando en sus tiendas de discos.

 

Bonus questions

  • Una canción para cantar en la ducha:  ‘Tienes que quererme’ de Chico Cervantes.

 

 

  • Una canción que te hace bailar como loco: ‘ Ambiance Facile’, más conocida en el mundo picotero como ‘El Popeye’ de Woya Band.